Menu

Guía para el entendimiento de las Escrituras - Lección 2

Bosquejo

 Continuamos hoy, amigo oyente, considerando las guías para el entendimiento de las Escrituras. En nuestro programa anterior estuvimos hablando en cuanto a la Biblia misma. Y al comenzar esta gran aventura de ir a través de toda la Biblia, una excursión a través de la Escritura, le invitamos a viajar con nosotros en nuestro autobús bíblico. Usted puede subirse en cualquier esquina, es decir, usted puede comenzar cualquier día en que nos sintonice; porque cuando terminemos, comenzaremos otra vez desde el principio. Pero ya estamos de camino y nos detendremos en su esquina, y si usted desea subirse hoy al autobús bíblico, pues, será un gozo tenerle con nosotros.

Ahora, alguien quizá pregunte: “¿Qué es lo que ustedes nos piden que hagamos para que esta experiencia sea significativa y agradable para nosotros?” Bueno, en primer lugar, le sugerimos que usted escuche el programa de radio. Reconocemos que a muchas personas no les es posible escuchar la transmisión todos los días. Habrá quienes, por razones de trabajo u otro tipo de ocupación, no podrán sintonizar nuestro programa todos los días. Pero, dentro de sus posibilidades, amigo oyente, usted debe hacer todo lo que esté a su alcance para escuchar los programas y seguir paso a paso las lecciones, de manera que podamos avanzar juntos en estos estudios. Sabemos que hay muchos oyentes que poseen una grabadora; pues le sugerimos ponerse de acuerdo con otra persona para que grabe el programa mientras estamos transmitiendo, de manera que pueda más tarde escucharlo a su conveniencia.

Ahora, en segundo lugar, le sugerimos que nos escriba solicitando las notas y bosquejos que hemos preparado y que ofrecemos gratuitamente a cuantos nos escriban. Así podrá usted informarse de lo que estudiamos cuando no pueda escuchar el programa una o más veces. Ahora, hay que tener en cuenta que a veces el correo tarda en llegar, como si lo llevara una tortuga; pero le rogamos tener un poco de paciencia porque estamos de veras interesados en atender apropiadamente todas las cartas que recibimos. Deseamos también mencionar que nos agradaría incluir su nombre en nuestra lista de envíos para poder así hacerle llegar otra correspondencia que deseamos enviarle también. De modo que, tenga la bondad de escribirnos con toda claridad, incluyendo todos sus datos personales, esto es, su nombre y dirección completos y en orden. Hay oyentes que escriben a veces sus datos personales incompletos, o que envían la dirección en abreviaturas que son muy difíciles de descifrar. De modo que es esencial, amigo oyente, que usted escriba su nombre y su dirección en forma clara y completa, ojalá en letra de imprenta, para evitar así extravíos en el correo.

En tercer lugar, deseamos sugerirle que usted lea la porción bíblica que estamos estudiando, esa es la sugerencia más importante de todas. Si es posible, lea la porción de la Escritura que vamos a estudiar, antes de escuchar la transmisión y luego le aconsejamos que la lea de nuevo, después del estudio del día. ¿Recuerda usted que la última vez mencionamos algunas declaraciones de grandes hombres como Daniel Webster? ¿Recuerda que él leía la Biblia todos los días? Amigo oyente, es bueno tener esa costumbre, esta es la Palabra de Dios y es el único método que existe para una disciplina perfecta. Permítame ser sincero con usted, amigo oyente, y decirle que esta es la mejor disciplina que jamás haya tenido yo.

Un predicador joven se acercó en cierta ocasión al autor de estos estudios bíblicos, el Dr. J. Vernon McGee, y le dijo que quería comenzar un estudio bíblico en su iglesia, así como este, A Través de la Biblia. Sus primeras preguntas fueron: ¿Cómo debo empezar el estudio y cuáles serán los resultados para mí y para mi iglesia? El Dr. McGee le respondió: “La primera cosa que hará por usted es disciplinarle – y continuó – tengo muchos años sirviendo como Pastor y he descubierto que es fácil descuidarse mucho y hasta ser negligente en cuanto al estudio de la Palabra de Dios. Pero siendo que tengo un programa radial que cada día me recuerda que tengo que predicar por radio, entonces tengo que estudiar. Créame, – concluyó el Dr. McGee – que ha sido la disciplina más maravillosa para este pobre predicador que usted jamás pueda imaginarse”. Y estamos seguros, amigo oyente, que también para usted será una buena disciplina.

Es muy esencial para su vida cristiana que usted lea la Palabra de Dios. No es mucho lo que tiene que leer cada día; como promedio vamos a estudiar un capítulo diariamente cuando ya empecemos nuestro estudio, pero lo importante es que la lea con regularidad.

En cuarto lugar, deseamos sugerirle que hable a sus amigos acerca de este programa. Esta sugerencia no es la más importante, claro, pero es una manera de alcanzar a sus amigos, y es esencial para nuestro programa que usted les hable en cuanto a él, porque de esta manera ellos también podrán recibir provecho de estas lecciones bíblicas. Hay centenares de oyentes que dicen en sus cartas: “el hombre con quien trabajo, o mi vecino, o mi compañero de clase, me informó acerca de su programa”. Le agradeceríamos pues, amigo oyente, que hable a sus amigos acerca de este programa, invíteles a escucharlo; dígales la emisora por la cual se transmite el programa, la frecuencia, y la hora en que se transmite, de manera que también ellos puedan sintonizarlo y puedan escucharlo.

Ahora, en quinto lugar, tenemos algunos libros que creemos son indispensables para este estudio bíblico. Si usted de veras desea estudiar, querrá recibir las notas y bosquejos que ofrecemos. Pero, además, deseamos sugerirle algunos libros, que como dijimos, consideramos muy útiles para el buen desarrollo de este estudio. Un profesor, en un instituto bíblico, en cierta ocasión preguntó a sus alumnos: “Si ustedes naufragaran alguna vez y pudieran llegar a una isla de aquellas apartadas, ¿cuáles serían los tres libros que les gustaría tener consigo?” Las respuestas fueron variadas y muy interesantes. Un bromista de la clase dijo que a él, le gustaría tener la Biblia y dos copias de comentarios sobre el libro de Rut; uno para leerlo y el otro para venderlo a los vecinos. Tal vez este joven pensaba más en el provecho de la venta que en el provecho del estudio.

Bien, permítanos sugerirle entonces, tres libros que serán de mucha utilidad y que son en realidad indispensables para el estudio de la Palabra de Dios. Uno es, una Concordancia. Una concordancia buena es inestimable, y para ser práctico, queremos decirle que hay muy buenas concordancias que se venden en las librerías evangélicas. De seguro que en la librería evangélica más cercana a su localidad le ayudarán a escoger una que le será de mucho provecho en su estudio de la Biblia.

El segundo libro que usted debe conseguir es un Diccionario Bíblico. Vale la pena comprar un buen diccionario bíblico, porque vamos a necesitarlo constantemente durante nuestros estudios. Así es que si usted está realmente interesado en estudiar la Palabra de Dios, es importante obtener un diccionario bíblico.

Y el tercer libro, es en realidad, el primer libro, el más importante de todos: la Biblia misma. Y es el más importante porque es precisamente el libro que vamos a estudiar. Adquiera un ejemplar de la Biblia. Será el mejor tesoro que pueda poseer. Quisiera ahora hablarle acerca de la Biblia, y el tipo de libro que es.

La Biblia es un libro singular en muchas maneras. Es excepcional en el sentido de que tiene doble autor. En otras palabras, Dios es el Autor de la Biblia, y en otro sentido, los hombres son también los autores de ella. En realidad, la Biblia fue escrita por unos 40 autores durante un período de aproximadamente 1.500 años. Algunos de estos hombres nunca oyeron hablar de los demás y no hubo ninguna confabulación de los 40. Dos o tres pudieron haberse juntado, pero los demás nunca podrían haberse juntado. Sin embargo, han presentado un libro que tiene la continuidad más maravillosa que jamás se haya visto en cualquier otro libro que haya sido escrito. Es también un libro sin error. Cada autor expresó sus propios sentimientos dentro de su propia generación. Cada uno de ellos tuvo sus limitaciones e hizo sus errores. El pobre Moisés, por ejemplo, hizo errores; pero cuando escribía el Pentateuco, no hubo errores; y no los hubo, amigo oyente, porque todo estuvo dirigido y coordinado por el Espíritu Santo. Por eso, decimos que la Biblia tiene “doble autor”; porque el Espíritu Santo es el autor y a la vez, estos 40 hombres son también los autores.

Como usted ve, la Biblia es un libro divino y un libro humano; un libro de Dios y un libro del hombre. Y en muchas maneras, la Biblia es muy semejante al Señor Jesucristo mismo, porque Él vino a la tierra y se hizo carne. Era Dios y era hombre. El Apóstol San Juan lo describió de esta manera en la Biblia: Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros. (Jn. 1:14).

¿Sabe usted, amigo oyente, que casi podemos decir lo mismo acerca de la Biblia? La Biblia fue hecha carne y habitó entre nosotros. Este es un libro de Dios, y por el lado divino, tenemos cuatro aspectos importantes: la Revelación, la Inspiración, la Iluminación, y la Interpretación. Hablaremos de estos cuatro aspectos, más adelante. Si le parece algo complicado, permítanos decirle que las notas que hemos preparado, y que llevan el título de “Guías para el Entendimiento de las Escrituras”, están a su entera disposición, y son las primeras que se le envía; así es que, se las enviaremos gustosamente y sin costo alguno para usted, si nos escribe, y nos expresa su deseo de recibir estas lecciones.

La Biblia, pues, es un libro también humano, y por el lado humano fue escrito por hombres de todas las ocupaciones. Entre ellos, hubo un príncipe y también un pobre; hubo uno muy intelectual y también uno muy sencillo. El doctor Lucas, por ejemplo, escribe en un idioma griego casi clásico y maravilloso en una época cuando era muy popular hablar el Koiné. Simón Pedro, por su parte, el pescador, también escribió algo en griego, pero para decir la verdad, su griego no resultó tan bueno como el del Dr. Lucas. Pero, ¿sabe usted una cosa, amigo oyente? Dios utilizó a estos dos hombres. Dios, el Espíritu Santo, los utilizó a ambos. Y eso tiene que ver con la inspiración, lo que significa que le fue posible a Dios utilizar a estos hombres sin destruir sus personalidades, y les dejó expresar sus pensamientos y sus emociones; y usted verá que todos escribieron exactamente así. Y es por eso que decimos que es un libro humano. Es como nuestro Señor que caminó aquí en la tierra, y cansado del camino, se sentó junto a un pozo. Aunque era Dios, era también hombre. Él hablaba como la gente, hablaba con la gente y se comunicaba con ella. Pues bien, la Biblia es un libro que se comunica, un libro que habla a la humanidad de hoy.

La Biblia es un libro que habla a los hombres de todos los niveles sociales. Habla de igual manera al hombre altamente instruido, como al de escasos conocimientos. Cuando la Biblia habla, amigo oyente, su mensaje se dirige con igual claridad, tanto al profesor universitario, como al hombre que ha tenido muy poca o ninguna instrucción. Lo mismo ocurre con la llamada brecha entre las generaciones. Mucho se habla hoy de la falta de comunicación entre la generación adulta y la generación joven. Pero la Palabra de Dios, amigo oyente, no hace distinción entre las generaciones. Se comunica con el adulto con la misma sencillez y claridad que lo hace con un niño. Estamos seguros de que hay muchos niños que nos están escuchando en este momento, y para ellos enviamos nuestro saludo cordial. Les agradecemos por su atención y les felicitamos por su interés en estudiar la Palabra de Dios. Estamos plenamente convencidos de que la Biblia tiene también un mensaje para ellos. Porque como dijimos antes, la Biblia no hace distinción entre las generaciones. Habla por igual a toda la humanidad. Ahora, la Biblia es un libro divino, es un libro sobrenatural. En ese libro Dios dice 2.500 veces: Así dijo el Señor, o – la palabra del Señor vino sobre mí; o, así ha dicho Jehová. Dios, pues, ha dejado muy en claro el hecho de que Él habla por medio de este libro. Con todo, aunque la Biblia es un libro de Dios, es también un libro humano. El libro que tengo en la mano está muy hojeado, y eso en sí lo hace un libro humano. Está bien marcado también, y además es una traducción. No está escrito en el idioma original, porque si estuviera escrito en el idioma original, yo no podría leerlo. De modo que ha sido traducido a un idioma que yo puedo entender. Ya hablaremos más adelante acerca de las diferentes versiones.

Pero, hoy, quisiéramos dar importancia al hecho de que este es un libro que por un lado es divino. Este es un libro que puede comunicarle vida y que hoy día puede hacer que usted llegue a ser un hijo de Dios. El Apóstol Pedro dice: Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre (1 Ped. 1:23). Es la comunicación de Dios al hombre. Si Dios hablara desde el cielo ahora mismo, simplemente repetiría lo mismo que ya ha dicho antes, porque Él ya ha dicho todo lo que desea decir a esta generación. Y a propósito, los periódicos de hoy no le han informado nada nuevo. Cuando el hombre fue a la luna no descubrió allá nada que Dios no supiera ya cuando nos dio la Biblia. Él es el mismo Dios que creó este universo en el cual estamos usted y yo. Por otra parte, la Biblia es un libro muy humano. Habla de nuestros dolores y gemidos. El Apóstol Pablo nos dice que mientras estamos en nuestros cuerpos, gemimos. (2 Cor. 5:2).

Este es un libro muy humano, amigo oyente, y a la vez divino. No hay otro libro con el cual podamos compararlo. No entendemos por qué hay tantas personas que prácticamente malgastan su tiempo leyendo libros que no tienen nada que ofrecer. Malgastan su tiempo leyendo novelas que en nada instruyen, para nada edifican. ¿Por qué es que leemos esas novelas que contienen pura tontería, amigo oyente? ¿Por qué leemos tales libros cuando tenemos la Biblia para leer? La Biblia es muy emocionante y contiene una historia muy conmovedora.

Y ahora, en el tiempo que nos resta, quisiéramos hacer un resumen breve de lo que hemos dicho hoy. Dijimos que teníamos para usted cinco sugerencias que serían útiles para el éxito de estos estudios bíblicos. En primer lugar, dijimos que es muy importante escuchar consecutivamente el programa de radio, para estar al día con los avances que hagamos. En segundo lugar, le sugerimos que nos escriba solicitando las notas y bosquejos que ofrecemos, porque así podrá usted informarse de aquello que usted pueda haber perdido cuando no le fue posible escuchar el programa por una o más ocasiones. En tercer lugar dijimos, que era muy importante leer las Escrituras o las porciones bíblicas que estamos estudiando. ¡Es muy importante! Esta es quizá la sugerencia más importante de todas, leer la Escritura que vamos a estudiar, antes de escuchar el programa y también hacerlo una vez más, después del estudio bíblico. De esta manera, quedará bien grabado en la mente de cada uno de nosotros lo que estamos estudiando.

En cuarto lugar, dijimos que era también importante compartir estos pensamientos con sus amigos, o en otras palabras, hablar a sus amigos acerca de estos estudios, acerca del programa A Través de la Biblia, informándoles la emisora, la frecuencia, la hora en que se presenta el programa, de manera que también ellos puedan beneficiarse de estos estudios.

En quinto lugar, le sugerimos que obtuviera tres libros que consideramos son muy útiles para el buen desarrollo de estos estudios bíblicos, y ojalá que usted anote especialmente esto. El primer libro, dijimos que era una buena Concordancia, una concordancia bíblica que usted puede obtener con facilidad en la librería evangélica de su localidad.

El segundo libro, dijimos que era un Diccionario Bíblico; este diccionario vamos a estar utilizándolo constantemente durante nuestros estudios. Así es que, es importante obtener un buen Diccionario Bíblico.

Y el tercer libro, dijimos que en realidad era el primer libro, el más importante de todos, la Biblia misma, y que es esencial por supuesto, porque ese es el libro que vamos a estudiar. Confiamos pues, que usted tenga en cuenta estas cinco sugerencias para que podamos así avanzar sin dificultades a través de nuestro estudio bíblico.

Y si todavía no se ha subido a nuestro autobús bíblico, pues, le invitamos a que se suba ahora mismo. Escríbanos y solicite las notas y bosquejos que ofrecemos, que están a su entera disposición y son absolutamente gratis, no tiene que pagar ni un solo centavo, solamente escribirnos indicándonos que desea obtener este material, y con todo gusto y a la mayor brevedad que nos sea posible, lo enviaremos a su dirección. Escuche pues, con mucho cuidado, con mucha atención al locutor quien le va a informar la dirección a donde usted puede enviar su carta. Y permítanos recibir una carta suya con las sugerencias, sus opiniones y con mucho gusto atenderemos su solicitud. Recuerde además, anotar en su carta todos sus datos personales, en orden y con suficiente claridad, para que así evitemos extravíos en el correo. Nos gustaría llevarle en este autobús bíblico porque dentro de muy pocos días estaremos dando comienzo al estudio del libro de Génesis, el primer libro de la Biblia. Será pues, hasta nuestro próximo programa, amigo oyente, ¡que Dios le bendiga es nuestra más ferviente oración!

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

/* */
volver arriba