Menu

Hollywood guerra contra Dios

Estamos considerando las guías o pasos para el entendimiento de las Escrituras y ya hemos hablado de dos pasos, comenzamos a considerar el tercer paso en nuestro programa anterior. El primero fue empezar cada estudio bíblico con oración. El segundo paso es: Leer la Biblia. Y continuamos hoy considerando el tercer paso que comenzamos en el programa anterior y que es: Estudiar la Biblia. Y quisiéramos comenzar hoy desde donde nos detuvimos en nuestro programa anterior.

Convierte a la gente en patatas del sofá reclinable y ruibarbos. Hollywood llena la mente con imágenes sensuales; enseña que la belleza y la imagen externa valen más que el carácter. Los hace adictos a un punto de vista narcisista de la vida. Hollywood proyecta en sus corazones y sus mentes los valores morales de los hombres y mujeres más pervertidos de nuestro mundo. Se les enseña el lenguaje de la calle (No, calle es demasiado cortés; cloaca es más preciso). Hollywood se burla del pecado, ya sea de la fornicación, el adulterio, la brujería, los estados alterados de la conciencia a través de las drogas, el alcohol, y el ocultismo. Hollywood ensordece los oídos y el corazón a través de mega-decibelios de la música de mala calidad; adoctrina con filosofías de cultos nuevos; penetra las casas de los creyentes por medio de la televisión, DVDs, iPods y computadoras. Hollywood prepara el escenario para nuestra gente a ser existencialistas (enfocando por completo la experiencia) en lugar de enfocar un realismo que se centra en la verdad.

Además, Hollywood promueve la violencia. De hecho, resumiendo todas estas críticas, el medio favorito de Hollywood para recaudar el dinero de los cristianos es a través de películas violentas que encarnan todos sus males y los encapsula en el ocultismo oriental del Yin / Yang, malos / buenos, hombres de la ley sin la ley que respeta a nadie. Más hay que decir, mucho más. Nosotros, los que conocemos a Cristo,  tenemos que recordar lo que las Sagradas Escrituras enseñan una y otra vez: Es el hombre sin ley, que hace sus propias leyes, y luego las aplica con más ferocidad y severidad como el hombre respetuoso de la ley nunca hizo con las leyes de Dios. Es el hombre sin ley, que será el último tirano, el Anticristo. Si nuestros ojos no estarían tan cegados por Hollywood, veríamos claramente que sus actores, guionistas, productores y directores son una encarnación de ese hombre de pecado que vendrá. El misterio de la iniquidad ya está obrando. ¿No es así que ya le estamos apoyando en nuestra obsesión permanente con Hollywood?

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

/* */
volver arriba