Menu

Texto de 3000 años de antigüedad arroja luz sobre la historia bíblica

Estamos considerando las guías o pasos para el entendimiento de las Escrituras y ya hemos hablado de dos pasos, comenzamos a considerar el tercer paso en nuestro programa anterior. El primero fue empezar cada estudio bíblico con oración. El segundo paso es: Leer la Biblia. Y continuamos hoy considerando el tercer paso que comenzamos en el programa anterior y que es: Estudiar la Biblia. Y quisiéramos comenzar hoy desde donde nos detuvimos en nuestro programa anterior.

La inscripción está grabada en un gran pithos, una tinaja de cerámica sin cuello hallada junto con otras seis en el lugar de excavación de Ofel. Según la Dra. Mazar, la inscripción, en lenguaje cananeo, es la única de su tipo descubierta en Jerusalén y es un elemento importante para la historia de la ciudad.

Datado en el siglo X a.C., el artefacto es anterior en doscientos cincuenta años a la primera inscripción hebrea conocida en Jerusalén, la cual es de la época del rey Ezequías, al final del siglo VIII a.C.

Una tercera generación de arqueólogos trabaja en el Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea y la Dra. Mazar dirige las excavaciones arqueológicas en la cima de la Ciudad de David y en la pared sur del Monte del Templo.

La inscripción fue grabada cerca del borde de la tinaja antes de que fuera cocida, y sólo un fragmento de la misma ha sido encontrado junto con trozos de otras seis grandes tinajas del mismo tipo. Los fragmentos fueron utilizados para estabilizar el relleno de tierra bajo el segundo piso del edificio en el que fueron descubiertos, el cual data del período IIA de la Edad del Hierro temprana (siglo X a.C.). Un análisis de la composición de la arcilla de las jarras indica que todas ellas son de una marca similar y probablemente originaria de las colinas de los alrededores de Jerusalén.

Según el profesor Ahituv, la inscripción no está completa y probablemente se desarrollaba alrededor del hombro de la jarra, por lo que la parte restante es sólo el final de la inscripción y una letra de su comienzo. La inscripción está grabada en una escritura proto-cananea de los siglos XI al X a.C., que es anterior a la norma de Israel y a la prevalencia de la escritura hebrea.


Leyendo de izquierda a derecha, el texto contiene una combinación de letras de aproximadamente 2,5 cm de altura, que se traducen en m, q, p, h, n, (posiblemente) l, y n. Dado que esta combinación de letras no tiene sentido conocido en lenguas semíticas de occidente, el significado de la inscripción se desconoce.

Los arqueólogos sospechan que la inscripción especifíca el contenido de la jarra o el nombre de su propietario. Debido a que la misma no está en hebreo, es probable que haya sido escrita por un residente no israelí de Jerusalén, tal vez un jebuseo, los cuales formaban parte de la población de la ciudad en la época de los reyes David y Salomón.

Las excavaciones en el lugar se llevan a cabo en colaboración con la Autoridad de Antigüedades de Israel, la Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel, y la Compañía de Desarrollo de Jerusalén Este. El sitio se encuentra en el parque nacional que rodea las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, cerca de la pared sur del complejo del Monte del Templo. La Autoridad de Antigüedades de Israel mantiene el lugar de la excavación como parque nacional abierto al público.

Las excavaciones son posibles gracias a una generosa donación de Daniel Mintz y Meredith Berkman, de Nueva York. Los participantes incluyen estudiantes israelíes y trabajadores, junto con los estudiantes o alumnos del Colegio Herbert W. Armstrong, los cuales fueron enviados a Jerusalén desde Edmond, Oklahoma, para participar en la excavación.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

/* */
volver arriba