Menu

EEUU garantizará apoyo a Israel en caso de un conflicto armado con Irán

Estamos considerando las guías o pasos para el entendimiento de las Escrituras y ya hemos hablado de dos pasos, comenzamos a considerar el tercer paso en nuestro programa anterior. El primero fue empezar cada estudio bíblico con oración. El segundo paso es: Leer la Biblia. Y continuamos hoy considerando el tercer paso que comenzamos en el programa anterior y que es: Estudiar la Biblia. Y quisiéramos comenzar hoy desde donde nos detuvimos en nuestro programa anterior.

Este paso no es nada inesperado. Israel es aliado estratégico de EEUU, mientras el programa nuclear iraní es un antiguo dolor de cabeza tanto para Washington como para Tel Aviv. Comenta el tema el presidente del Instituto de Apreciaciones Estratégicas, Alexander Konoválov:

—Es comprensible, porque Irán figura en la lista de enemigos más fuertes de EEUU. El objetivo prioritario que Washington persigue en la política exterior radica en impedir que Irán se haga con su propia arma nuclear. En EEUU se expresaron muchas opiniones en el sentido de que el desarrollo del arma nuclear por Irán generaría una situación mucho más peligrosa que la operación militar para destruir sus instalaciones atómicas.

La resolución aprobada no significa que la situación en el Oriente Próximo esté a punto de explotar. Todo lo contrario, los expertos incluso ven algunos indicios de distensión en el problema iraní. Además, el ímpetu belicoso de los halcones anidados en el Senado se ve perfectamente compensado por la retórica pacífica de las palomas en la Administración presidencial, acota el politólogo y publicista Dmitri Drobnitski:

—Desde el 2008, la Administración Obama viene aplicando con tenacidad una política tendente a prevenir que Israel emprenda acciones no consensuadas con EEUU y la comunidad internacional en su conjunto. El presidente Barack Obama, el vicepresidente Joe Biden, así como nuevas personas en la Administración plantean que el problema iraní debe ser resuelto por vía negociada. Pero las cámaras del Congreso a veces adoptan resoluciones más rígidas que el poder ejecutivo.

El senador republicano Lindsey Graham, coautor del documento, señala que la resolución no debe interpretarse como una exhortación a la guerra. La Casa Blanca no quiere un conflicto, pero tampoco desea que Irán tenga en sus arsenales armas nucleares. Según Alexander Konoválov, la solución militar del problema iraní está preñada también de graves consecuencias económicas y no solo para esta zona, sino para el mundo entero:

—El conflicto con Irán sería en extremo indeseable, porque es una de las regiones más sensibles del mundo en cuanto a los efectos económicos. Cientos de barcos y petroleros pasan diariamente por el estrecho de Ormuz con destino a todos los rincones del mundo. En primer término, es Asia la que recibe petróleo del golfo Pérsico. El cese de estos suministros a raíz de unas hostilidades tendría efectos muy graves e inmediatos en la economía mundial.

Semejantes colisiones son, sobre todo, peligrosas ahora que la economía mundial está agobiada por una dilatada crisis. Según expertos, el golpe preventivo no es un objetivo en sí para Israel. Es más bien un medio para asegurar su supervivencia. El golpe sería asestado únicamente en caso de que el Estado judío esté seguro de que Irán ya dispone de armas nucleares o está a punto de crearlas. Pero en este caso, las autoridades de Tel Aviv ya actuarían sin importarles mucho la opinión de Washington y de la comunidad mundial, pues se trataría de una cuestión de vida o muerte. Israel es un país pequeño y una explosión nuclear en su territorio supondría toda una catástrofe nacional, cuando no la desaparición de la nación como tal.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

/* */
volver arriba