Menu

El significado del Sucot

Estamos considerando las guías o pasos para el entendimiento de las Escrituras y ya hemos hablado de dos pasos, comenzamos a considerar el tercer paso en nuestro programa anterior. El primero fue empezar cada estudio bíblico con oración. El segundo paso es: Leer la Biblia. Y continuamos hoy considerando el tercer paso que comenzamos en el programa anterior y que es: Estudiar la Biblia. Y quisiéramos comenzar hoy desde donde nos detuvimos en nuestro programa anterior.

“En tabernáculos habitaréis siete días;  todo natural de Israel habitará en tabernáculos,” (Levítico 23:42). Esta festividad conmemora ese período de la historia del pueblo de Israel.

Sin embargo, su significación no se agota ni está limitada a la conmemoración histórica. El motivo espiritual subyacente de este recuerdo (y actualización) de habitar en “cabañas temporarias” enfatiza el concepto de la confianza en la protección Divina del Señor, o bitajón. Con las experiencias del desierto (el maná, el agua), que realizan dicho motivo, esta festividad subraya la fe de que de algún modo Di-s provee las necesidades humanas y que el hombre, a su vez, debe estarle agradecido. Esto está simbolizado por la sucá, la endeble cabaña con su techo expuesto e inseguro en la que el judío tiene obligación de habitar durante esa semana.

La Torá otorga un énfasis adicional al motivo espiritual, por el hecho de que la fecha de su observancia (que podría haber sido cualquier momento del año, ya que no está ligada a ningún acontecimiento histórico específico), fue determinada de manera que coincida con la última cosecha del año “La fiesta solemne de los tabernáculos harás por siete días,  cuando hayas hecho la cosecha de tu era y de tu lagar.” (Deuteronomio 16:13), cuando el espíritu de reconocimiento y gratitud al Señor por proveer las necesidades humanas surge de la manera más natural.

Para reflejar su significado agrícola, la Torá denomina también la festividad como jag heasif, “la festividad de la recolección" (Éxodo 23; 16; 34:22) que se observa “al final del año cuando hubieres recogido del campo los resultados de tu labor”. En el libro de oraciones, la festividad es también denominada “el tiempo de nuestro regocijo”, zeman simjatenu, basado en la ordenanza bíblica repetida tres veces en conexión con esta festividad: “te regocijarás en tu festividad” (vesamajta bejagueja).

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

/* */
volver arriba